El Gobierno bonaerense rechazó las demandas de los gremios acerca del incumplimiento de los términos de la discusión salarial y les demandó que el ciclo lectivo empiece el 6 de marzo “independientemente del acuerdo, o no” que haya durante la negociación.

El Gobierno de María Eugenia Vidal contestó la carta documentoque los cinco sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) enviaron, el 30 de enero, al Ministerio de Trabajo provincial para que las negociaciones salariales comenzaran “en el plazo de 48 horas”. La respuesta llegó con la firma del subsecretario de esa cartera, Horacio Barreiro, quien continúa sin poner fecha a la discusión, aunque intimó a los gremios a comenzar las clases el 6 de marzo, haya acuerdo o no.

El FUDB había alegado que, según el artículo 12 de la Ley 13.552, el titular del área de Trabajo, Marcelo Villegas, es “la autoridad provincial responsable de convocar a la negociación a pedido de una de las partes”. Dicha acción, subrayaron los representantes gremiales, “no se encuentra cumpliendo en la actualidad”. “A pesar de los fallos judiciales que han conminado al Gobierno de la provincia de Buenos Aires a negociar con buena fe, no vemos que esa autoridad de aplicación se encuentre interesada en cumplir responsable y cabalmente con sus funciones”, recriminaron los docentes.”Por la importancia que tiene la educación para nuestros chicos, los convocamos a que el día 6 de marzo los alumnos de nuestra Provincia puedan empezar normalmente las clases”, dice el texto.

En ese marco, el Ejecutivo rechazó “cada uno de los términos” de la carta “por no comparecerse con la realidad fáctica de la paritaria”. “Respecto a su manifestación sobre supuesto incumplimiento de mandas judiciales, resulta inexacto, ya que este Ministerio ha actuado de acuerdo al estado procesal de cada uno de ellos”, alegaron.

“En primer lugar, ha sido la propia Gobernadora, quien previamente a cualquier presentación, ha manifestado públicamente que serían convocados durante el mes de febrero a continuar la paritaria”. De ahí, que resultan inexactas sus manifestaciones en cuanto a que no se estaría cumpliendo con la ley paritaria del sector y que esta cartera está actuando de mala fe”, expresaron desde el Gobierno provincial.

En tanto, con respecto a la paritaria 2018, que cerró sin acuerdo, la administración de Vidal insistió en que “se han desarrollado entre mesas técnicas y salariales con 25 reuniones, donde se formularon once propuestas salariales”.

La suba que los docentes percibieron fue de 30 por ciento anual, mientras que la inflación anual llegó al 47,6 por ciento, con lo cual los gremios plantean que, dentro de la discusión de este año, tomarán en cuenta el poder adquisitivo perdido, más la proyección de inflación de este año –en torno al 30 por ciento- y la exigencia de cláusula gatillo.

Con respecto a la discusión que aun no tiene fecha pero que ya se anticipa trabada, en la carta documento remitida a los sindicatos, el Gobierno provincial los instó a comenzar las clases el 6 de marzo, algo que, desde el FUDB, insisten en que depende de “la voluntad” del Estado bonaerense.

“Por la importancia que tiene la educación, para el presente y futuro de nuestros chicos, los convocamos a que el día 6 de marzo los alumnos de nuestra Provincia puedan empezar normalmente las clases, independientemente del acuerdo, o no, que se alcance en la paritaria en curso”, plantea el texto en ese sentido.

Fuente: http://www.el1digital.com.ar